Audiencias

Puede solicitar audiencias de Lunes a viernes dede 9:00 a 13:00 hs. y 17:00 a 20:00 hs.

(Las audiencias corresponden a los días lunes y martes):

♦ T.E.: 03794 - 231634 (fijo)

♦ Salta 545 Corrientes Capital Argentina.

Como ingresar?

Enlaces de interes

Senado Corrientes.

http://www.senadoctes.gov.ar/

Honorable Cámara de Diputados de Corrientes.

http://www.hcdcorrientes.gov.ar/

Gobierno de Corrientes.

http://www.corrientes.gov.ar/

Ministerio de Justicia Corrientes.

http://www.mingobctes.gov.ar/

Contaduria General Corrientes.

http://www.cgpcorrientes.gov.ar/

La salud de Argentina a finales de 2014  E-mail
Viernes, 12 de Diciembre de 2014 09:49

Luego del encuentro del Consejo Federal Legislativo de Salud (Cofelesa), los días 4 y 5 de diciembre, donde nos reunimos con legisladores de muchas provincias y de distintos signos políticos, todos de una u otra manera ligados al ámbito de la salud, que con una visión clara y actualizada del desempeño del sector, hicieron su aporte a un fecundo debate, del que  podemos sacar conclusiones válidas respecto del momento que se vive en el área.

Primero comenzaremos por recordar que la responsabilidad de la salud en Argentina está dividida en tres subsectores, el público, comprendido por los las áreas Nacional, Provincial y Municipal; el de la seguridad social, integrado por las obras sociales gremiales y estatales, y el privado integrado por profesionales, clínicas, sanatorios, institutos especializados y prepagas. Cada uno es éstos con su mirada, sus intereses y su problemática particular.

La somera descripción hecha en el párrafo anterior nos permite ver uno de los problemas más serios, que además está plenamente reconocido por la autoridad sanitaria nacional, que es la fragmentación del sistema. Producto de una distorsión de lo que se pretendió allá por los años 90 y se realizó de la peor manera, que fue la descentralización.

Los tres subsectores no tienen un punto de encuentro donde plantear, analizar y mucho menos resolver las situaciones difíciles por las que pasan. La salud pública tiene instituciones como el Consejo Federal de Salud y el Consejo Federal Legislativo de Salud donde reunirse y discutir, pero aún falta mucho porque dentro de las mismas provincias muchas veces Nación, Provincia y Municipios no consiguen coordinar.

Las obras sociales gremiales en teoría controladas por la Superintendencia de Seguridad Social, sobre todo en el interior del país, presentan planes de atención muy disímiles y hasta a veces deficientes, agravando la situación de inequidad a que está sometida nuestra sociedad. Con un agravante en el que caen recurrentemente como resultante de manejos inapropiados, que es la  situación de déficit teniendo que recurrir al pedido de auxilio financiero del Gobierno nacional, el que responde con fondos que son de todos los argentinos a cambio de determinantes condicionamientos políticos.

El sector privado, agrupado en cámaras y colegios, dispersos, con poca capacidad de reclamo, vive un desgranamiento de su capacidad prestadora y una situación de déficit crónico que entorpece su funcionamiento. Entre ellos, las prepagas que regidas bajo la nueva ley, han mejorado algunas condiciones para sus clientes, pero como toda empresa comercial, están sometidas a los vaivenes de la economía, por lo que la más cara será la que mejor se desempeña.

Este sistema de salud muy brevemente esbozado, que no es como se ve el ideal, además de sus características así estructuradas, tiene problemas que devienen de la situación nacional a saber: la inflación, es quizá la más fácil de comprender. Una clínica, un hospital o una sala de atención tiene un presupuesto asignado con el que debe funcionar, cuando todo lo que necesita para sus fines aumenta de precio no alcanza a adquirirlo, como consecuencia no puede prestar el servicio o la totalidad de él, o servir con una calidad aceptable; el cepo cambiario y a las importaciones: priva al acceso a gran parte de los insumos, sobre todo los de alta complejidad que en su mayoría son importados, y a los medicamentos que tienen esa procedencia; la caída del valor adquisitivo de los salarios, deteriora gravemente el funcionamiento de todas las instituciones, altamente dependientes del recurso humano calificado, con impacto directo en sus familias, con un golpe bajo a su estado de ánimo y hasta en su vocación. Con respecto a este esencial recurso tenemos que decir que hay especialidades y áreas de servicios complementarios que presentan un déficit crónico, sin que se vea una acción directa sobre el problema, más allá de la discusión y el análisis.

Es también bastante evidente que la infraestructura sanitaria está ampliamente superada por el crecimiento vegetativo de la demanda, aún ante los esfuerzo de los estados, y los privados.

Concluyendo, podemos seguir con un rosario de observaciones que nos configure un panorama apocalíptico y desesperanzado, pero no es esa la intención de esta nota. Solo es la descripción de una realidad, que salta a la vista de todos, para llegar a un diagnóstico preciso.

Cuando hacemos estas reflexiones, y  queremos que quede muy en claro, nos preocupa este estado de cosas, por la única razón que estos déficit caen directamente sobre las personas, lo que no se resuelve en salud se trasunta en enfermedad acumulada en la sociedad, que afecta nuestro bienestar, muestra felicidad, la capacidad productiva y el desarrollo económico, y social del país.

No se suele ver en los discursos, en los planes ni en las encuestas de opinión, esto como una principal preocupación, pero debe ser considerada y tenida en cuenta.

Estamos a las puertas de elecciones presidenciales, con augurios de un parlamento atomizado, por lo que algunos dirigentes plantean la necesidad de un acuerdo o pacto de gobernabilidad, que contenga puntos de coincidencias en todas las plataformas o programas de gobierno, de modo que gane quien gane, la sociedad sepa que va a pasar, por ejemplo con la seguridad, el trabajo, la inflación etc., entonces propiciamos que en ese documento figure también como tema fundamental para la sociedad, qué se va hacer con nuestro sistema de salud.

Creemos que hay solución, que Argentina tiene los recursos, la experiencia y los actores necesarios para un cambio positivo. Sólo falta la decisión política y la fuerza necesaria para sostenerla.

 

Dependencias del la Cámara

► Direccion General de Administración.

► Departamento de Liquidaciones.

► Departamento de Personal.

► Departamento de Ceremonias y Protocolo.

► Departamento de Prensa.

► Departamento de Biblioteca.

► Departamento de Asuntos Jurídicos.

► Departamento de Archivo.

► Departamento de Intendencia.

►Division de Informacion Parlamentaria.

David Dos Santos. Senador provincial en Corrientes Argentina ©Copyright 2013. Permitida la reproduccion bajo citacion de la fuente.
Area de difusion y prensa: Bianca Roschioni